sybille-subspecieaeternitatis

Saturday, January 27, 2007

Para una versión del "I King"/ maquina onírica

Para una versión
del
"I King"

El porvenir es tan irrevocable
Como el rígido ayer. No hay una cosa
Que no sea una letra silenciosa
De la eterna escritura indescifrable
Cuyo libro es el tiempo. Quien se aleja
De su casa ya ha vuelto. Nuestra vida
Es la senda futura y recorrida
El rigor ha tejido la madeja.
No te arredres. La ergástula es oscura,
La firme trama es de incesante hierro,
Pero en algún recodo de tu encierro
Puede haber una luz, una hendidura.
El camino es fatal como la flecha.
Pero en las grietas está Dios, que acecha.

Jorge Luis Borges
Hoy ha sido un día arduo:
diseñar máquinas oníricas no es algo que uno haga con frecuencia.
Tampoco es frecuente que la lluvia y el sol coincidan... Y menos frecuente aún es el hecho de estar diseñando una máquina onírica
justo en el momento en que llueve
justo en el momento en que hay un sol radiante.
Comencé a dudar, como de costumbre. Pero tomé este último hecho - la lluvia soleada o el sol lluvioso, esto es indistinto - como una señal. Lo confirmo: eso es/fue una señal. Y estoy agradecida de haberme asomado por la ventana en el momento justo, cuando todo fluía a la perfección.
Por eso fue tan sencillo: simplemente corrí las cortinas y puse mi cabeza entre las plantas. Al principio sólo podía oír cómo las gotitas golpeaban (pianissimo) las hojas - este hecho quedó registrado con anterioridad en un cassette de 60 minutos, por asi alguien duda de esta música, puedo presentar evidencia - Al cabo de unos instantes, comencé a sentir cómo esas gotitas rodaban por mi cara, esta vez sin poder dejar rayas negras de rimmel!
Ahí estaba yo sintiéndome una planta de pseudo-balcón
(porque eso no es un balcón)
Aproximadamente una hora y media antes, había sido una ameba (tengo mucha tendencia a experimentar lo amebístico, es como un don natural) Una ameba deslizándose en un éter rancio... no music, no movement... ¡Shhh! ¡Silencio! que la ameba intenta decir algo... por lo menos se cambió de lugar...
Por eso agradecí tanto ese momento en la ventana. De ameba a vegetal. Es realmente dar un gran paso... Pero esto es intermitente: son momentos que hay que aprovechar.
Mientras yo me convertía en un ser de un nivel más evolucionado - esto es cuestionable -, la máquina onírica esperaba sus detalles finales.
La parte superior consiste en
una burbuja
con un ojo gigante,
un ojo que todo lo ve.
Pero este ojo no ocupa la parte central de la burbuja, si no se encuentra más abajo. En ese sector privilegiado (VIP, dirían algunos) se encuentra la bandeja portadora del cerebro. Aquí está el quid de la máquina.
Esa burbuja
con un ojo gigante,
un ojo que todo lo ve,
está conectada a la parte inferior, donde también hay otro ojo,
un ojo más pequeño,
un ojo que ve lo que quiere (ojo con el ojo que ve lo que quiere)
En este ojo que (bla bla bla) se encuentran unas pestañas larguísimas que poseen la capacidad de ... funcionar como antenas y ... Bueno, aquí me encuentro con un problema: no sé verdaderamente cuál es la función que cumplen semejantes pestañas antenas.
Ya para finalizar la descripción de la máquina onírica, sólo basta decir que se moviliza gracias a unas piernas tubos muy delgadas (ridículamente delgadas) con zapatos guillerminas en los mini pies.
La máquina onírica será pintada de verde, ya que a la dueña - que no soy yo aunque me pese - le gusta llevar atuendos de este color, sobre todo en el mes de abril. ¿Será acaso que le gusta mimetizarse con algunos insectos?
Este es el fin del día arguo, arduo, quiero decir.

Monday, January 22, 2007

Si, Fabrizzio (aclaración)/límites

Generalmete las veces en que se intenta aclarar alguna cuestión, lo único que se logra alcanzar es la darkness total.
Un blogspot, a veces, no es más que un blogspot... esto lo digo en referencia a la entrada titulada Si, Fabrizzio.

Una pregunta dirigida a Memento:
¿Alguna vez viste el límite entre Sybille y S?
Yo he visto a Sybille con la mirada de S... y me he asustado más de una vez.
Cualquiera de nosotras nos hubiéramos asustado si nos hubiéramos visto todas a la vez agrupadas en la imagen de algún espejo superpoderoso...

¿Alguna vez viste el límite entre la realidad y la ficción?
¿Alguna vez viste algún límite en algún lugar?

Los que yo ví, los había inventado yo.

¿un envase (de plástico) o una naranja (no mecánica)?

Aquí he vuelto.
Cada tanto aparezco. Si se preguntan por qué desaparezco y luego aparezco abruptamente, les comento: no hay tiempo y otras cosas me consumen la existencia.
!Tantas cosas consumo y me consumen!
Bueno, ya se sabe que algunas de esas cosas que nos consumen no son cosas, sino seres... (estoy a punto de caer en la tentación de definir cosa y ser, y eso sería introducirse en un caos del cual no podría salir en este memento, perdón, momento) No me agrada de todas formas esto que acabo de decir (...que algunas de esas cosas no son cosas, sino seres) porque es medio confuso, pero creo que se entiende lo que quiero decir.

Alguien nos consume más de la cuenta.
Cuando S es consumida más de la cuenta queda sólo el envase... o la cáscara.
(Si, S reconoce que se ha sentido por momentos
como una botella de coca cola vacía -que estaba siendo sacudida por las manos de algún individuo loquito que quería sacarle hasta la última gota -... una botella de plástico y encima no retornable,
o como una naranja, cortada al medio con una cuchilla recién afilada, puesta sobre el exprimidor - que sólo gira si se presiona fuertemente la naranja con la palma de la mano -...luego de que el jugo haya sido extraido...)

Momentos previos:

O- ¿Ves lo que hacés? Siempre lo mismo, me consumís el cerebro...
S- Vos me consumís a mi.
O- ay, sos vos....
S- no, ¿no te das cuenta de que sos vos?

(Así hasta las 15:30)