Friday, August 25, 2006

tiempo / rimel

Una breve reflexión sobre la hora y su relación con el tiempo. El tiempo - si, ese monstruo, no se acobarden y no me digan que soy una caradura porque me atrevo a hablar sobre él y encima SIN NOMBRAR A HEIDEGGER - ... el tiempo.
El hombre ha decidido atrapar a este monstruito de diversas maneras. Por ejemplo, ha diseñado hermosos relojes, ha puesto cremas antiarrugas en diminutos frascos - regla para tener en cuenta: cuanto más diminuto es el frasco y más caro, mejor. (Y aca hago pública una confesión: mi frasquito dice "para mayores de cincuenta"... es que estoy apurada, estoy ansiosa, no veo la hora! Es mi manera de adelantarme y cada uno se adelanta como puede)- , ha escrito libros...Ahora podría continuar con la lista (me he dado cuenta de que todas las listas son continuables ad infinitum) pero prefiero quedarme con estas tres creaciones porque son las más importantes, según mi point of view.

En el punto X del planeta Tierra, definido por el meridiano M y el paralelo P, un reloj marcó la hora 3:40am.
Por motivos que sólo yo conozco,
a dicha hora - 3:40 am - los ojos verdes de S se abrieron más de lo habitual... se abrieron y se cerraron como en cámara lenta, como en un suspiro suspendido.
a las 3:40 am, S parpadeó y volvió a parpadear y se le cayeron todas las lágrimas que tenía acumuladas en las largas pestañas negras (esas ramitas con rimel petrificado).

(Esta tarde, a las 15:40, no lloré porque soy muy mujer y me la aguanté.
"Una mujer de verdad no debe llorar" - me dijo O la otra vez.
Una mujer de verdad se coloca mucho rimel en las pestañas y si llora...
si llora... pobre de ella! se le corta la mejilla con una línea negra. Está condenada)

1 comment:

cobayo said...

enredada en tiempo, felicidad y eternidad... o escapando de las dos ultimas, y solo enredada en la primera...